A una princesa (VI)

Peque:

Hace mucho tiempo que no te escribo ninguna carta,  no es porque me haya olvidado de ti, ni si quiera por que no tenga nada que decirte. Simplemente es que no he tenido el tiempo necesario como para buscar las palabras correctas de lo que te quiero decir. Hemos hablado de este tema muchas veces, creo que en cada una de mis cartas te hago referencia a él, aunque no se vea en la superficie.

Cuentan, dicen por ahí los trolls del bosque, que el secreto de la felicidad, se encuentra en el ser. En el tú y nada más. Hay que aprender a respetarse, quererse, aceptarse… Hay que aprender a convivir con uno mismo, puesto que eres la única persona que no te va a fallar. Esta es una de las lecciones mas importantes que saqué de mi viaje por el bosque de las criaturas.

En esta carta no te voy a contar mis aventuras, ni los cuentos que me contaron en mis viajes. Te voy a desvelar un secreto mucho mayor, mas intrínseco que todas esas historias. Es una lección que todo el mundo me ha dado, que poco a poco he ido aprendiendo en  mis viajes. No se muy bien como explicártelo, pero intentaré hacerlo de la mejor forma que sé.

Pequeña, ahora mismo, no tienes mucho por lo que preocuparte. Todo va sobre ruedas y tu hada madrina está ahí para guiarte por el camino que más te conviene. Llegará un momento, en el que ella desaparecerá, te dejará a merced de las banalidades de este mundo. Tendrás que elegir, escoger y decidir por ti misma. Conocerás gente increíble en el camino, fantástica o insoportable. No se como decir lo siguiente sin llegar a influir demasiado en tu comportamiento, en tu cabeza. Pero, no dejes que tu felicidad dependa de otras personas, no te dejes embaucar por promesas de futuro, o historietas desorbitadamente fantásticas. Con esto no quiero decir, que no confíes en nadie, que no sueñes, simplemente que tengas cuidado. Que vigiles a que personas le dejas llevar tus zapatos para andar por este camino.

A esta altura, tengo que decirte, que disfrutes de ti misma, de la vida, de la gente y de todo lo que te parezca fabulosamente fantástico, pero eso sí,  no dejes que nadie te quite esa sonrisa tan preciosa. Que por decepciones o simplemente, por que la gente no es como esperas o no se que más tonterías así. No dejes que nadie te modifique, te quite tu muchedad. Se tú, y nadie más.

Te quiere, siempre te querrá y siempre estará a tu lado.

Piter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s