A una princesa (VIII)

Amor,

Aunque hace tiempo que te has convertido en reina, quiero escribirte esto. Siempre te andas quejando de que le escribo a las demás damiselas de todos los reinos, menos a ti. ¿ Y que quieres que te diga? Que sin tu yo no sería, que eres más que mi todo y todo más que mi más, que no se puede querer a alguien tanto y que eres a la que mucho más que más echo de menos. Me has acompañado desde tiempos inmemoriales, has bailado conmigo en la cocina, hemos llorado ( más de risa que de pena), me has abrazado, me has arropado por las noches ( aunque creó que en esto te llevo ventaja) y eres mi banco particular sin comisiones ( y a veces sin devoluciones).

Podría hacer una lista interminable de las miles de millones de quintillones de cosas que haces o has hecho por mi, creo que esta carta acabaría con la existencia de papel y, hasta incluso de madera de mi barco. Pero tu ya sabes de sobra cuales son, sabes lo que es darlo todo por una miniatura tuya. Eres la primera persona que tengo en mente al levantarme y la última al acostarme. Si por cada vez que pienso en ti, me dieran un céntimo, estaríamos ya en la polinesia y no trabajando. ¿ Quien soporta mis llamadas cuando estallo? ¿Mis tonterías cuando estoy contenta? O quien no se canda de los mami, mamita, mama, madre, ma,… a grito pelado por las escaleras o con el único propósito de molestar y que me des mimitos.  Simplemente, quien me soporta más que tu.

Mamá, no es que no te escriba porque no te quiera, o porque no seas lo más importante para mi. No te escribo porque las palabras del diccionario ni si quiera se aproximan a todo lo que tengo que decirte, no llegan ni a coger el rebufo de Pesadilla. Lo que se siente por una reina de tu talla, no es comparable a nada que no hayan creado los dioses. No hay nada mundano que se pueda comparar con lo nuestro. Pero sabes lo más importante, que pase lo que pase sé que siempre estarás aquí. Que me apoyas día a día aunque se me ocurra viajar a Anolecrab o a la conchinchina. Que ya sabes lo que es un time lapse y el tiempo de exposición. Conoces a Maldita Nerea, a Funambulista y descifras las canciones en inglés. Tu coche se ha enamorado de mi CD y tu les dejas, estoy segura de que de vez en cuando te lo pones para ensayar y cantar ” Hazme un muñeco de nieve” a grito pelado conmigo.

Muchas veces, siento que somos una familia muy especial. No creo que las cenas, cuando estamos a todos juntos, se puedan compara con otras. Las de veces que hemos acabado María y yo tiradas por los suelos de la risa y el pescado enfriándose. La de viajes que hemos hecho y hemos respetado el tiempo de cada uno. Que si hay que para a hacer fotos, que si hazme una con mi pose, que si vamos a parar en este café a descansar o que si el niño Jesús de Praga me ha curado la espalda. Somos muy especiales, hay veces incluso que creo que somo únicos, Y ¿Sabes qué? somos la mejor familia que puede existir sobre la faz de la tierra. Quien quiera que se atreva a demostrar lo contrario, porque creo que no habrá opciones.

Eres especial mami, no lo dudes.

Creo que puedo hacer el esfuerzo de resumir todo en unas pocas palabras, que definen perfectamente como eres y lo que yo te quiero. Quizás suene raro a las personas que no tienen ni idea, pero se que en cuanto tu lo leas, vas a entenderlo perfectamente, vas a saber de que hablo y te vas a reír un poco… Allá voy… ¿Estas preparada?… La mejor tortilla de patatas del mundo.

Te amo, te amé y siempre te amaré

Hoy no firmaré como Piter, si no como tu quisiste:

Carmen
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s